(Just Like) Starting Over

Como los que lean esto a menudo habrán sospechado, esta entrada no tiene nada que ver con la Canción de Lennon.

Ya había dicho que el equipo familiar con el Windows XP llevaba una larga temporada dando problemas y más problemas. Bastante a menudo, el equipo se colgaba y la luz del disco duro se quedaba fija.

Bien, la historia de este equipo comenzó hace tres años, cuando lo compré -a muy buen precio- en un periodo en el que creí que iba a tener un año sabático… que luego no llegó ni a un mes. Iba a ser un laboratorio Linux, y lo fue. Pero luego pasó a ser el PC familiar cuando instalé el XP. Su configuración original traía un disco duro Seagate de 80 GB. Con el tiempo, compré otro, también Seagate, de 300 GB. También amplié la memoria y cambié la tarjeta gráfica, que tantos problemas me dio. Pero el caso es que el viejo disco de 80 GB quedó como disco principal.

Por otra parte, llevaba mucho tiempo diciéndome a mí mismo “Hay que hacer un ‘backup'”. Teniendo como tenía instalado el Paragon Drive Backup era cosa de nada, pero lo he ido dejando y dejando…  luego pasa lo que pasa: que Murphy está ahí esperando su oportunidad.

El caso es que el jueves pasado dijo que no arrancaba más. La BIOS a veces veía el disco, a veces no. Y cuando lo veia, no arrancaba. He actualizado la versión de la BIOS dos veces, por si la cosa mejoraba. Pero nasti de plasti, que dicen -decimos- los castizos.

Probé todo: la consola de recuperación, FIXMBR, FIXBOOT, CHKDSK /R… pero no hubo forma. El disco estaba muerto y bien muerto. Así que recurrí –como ya hiciera en el pasado– al liveCD de Ubuntu y recuperé todo el disco secundario en un disco duro USB. Pero el principal, el C:, el viejo Seagate de 80 GB, ni se veía.

La opción -aparte de lamentarse, una vez más, por no haber hecho ‘backups’- pasó por reinstalar todo de nuevo. Pero en el disco de 300 GB, que pasó a ser el principal, y dejar el viejo como secundario, con todas las prevenciones del mundo.

La secuencia incluyó volver a particionar y formatear ambos discos y reinstalar todo el software, incluyendo el Sistema Operativo (XP) y todos los service packs y parches, así como el Office con los suyos. Más un montón de aplicaciones de las que no puedo prescindir. Dicho sea de paso, al equipo le ha venido bien adelgazar en ‘software’, porque tenía instaladas aplicaciones de las que ni yo mismo sabía que estaban instaladas.

Después de casi tres días, tengo el equipo funcionando, y mucho más rápido que antes (por el adelgazamiento).

Lo malo es que con el disco duro se fueron todos los juegos de coches con los que juego con el Bicho Nº 1, y que habrá que ir reinstalando poco a poco. Eso sí: todos los logros y avances adquiridos se han ido al garete: hay que empezar de cero en todos y cada uno de ellos.

Dos cosas más:

1.- Esto lo estoy escribiendo en un nuevo equipo que compré el verano pasado… ¡con Windows Vista! y que está llamado a ser el futuro PC familiar, aunque de momento lo uso para familiarizarme con el Vista (cosa bastante ilógica, con el Windows 7 ya en la calle).

2.- Aunque después de particionar y formatear el disco de 80 GB el XP veía perfectamente la nueva unidad, acabo de echar un vistazo y no aparece la unidad ‘D:’ ‘Datos’.

¿Alguien conoce algún punto limpio en Madrid?

Saludos.

Carlos.

Una respuesta a (Just Like) Starting Over

  1. […] de tener que reinstalar el XP, me encontré con que me había quedado sin mi herramienta de ‘backups’ y tras probar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: