La otra “Business Intelligence”

No me estoy refiriendo ahora al significado “profesional” del término (inteligencia empresarial, inteligencia de negocios), con el que habitualmente trabajo. Me refiero simple y llanamente a la inteligencia para hacer negocios que vemos cada día.

Pondré dos ejemplos reales.

1. Necesito un par de zapatos nuevos y paso delante del escaparate de una zapatería. Veo un par que me gusta. Entro en la zapatería y una señorita me atiende. Le explico que me gustan unos zapatos del escaparate y ella me pregunta mi número. Le contesto que uso un 42 (un número bien corriente -creo que el que más-), pero a veces un 43 (dependiendo del fabricante). Se marcha y vuelve al rato con un par del 43. Me los pruebo y no estoy seguro, con lo que le pido que saque unos del 42 para comparar. Me dice que en este momento no tiene ningún par en la tienda, a lo que le respondo que si me puedo probar un número 42 de algún otro modelo del mismo fabricante para hacerme una idea. Al rato me dice que no dispone en este momento de ningún par del 42 de ese fabricante, y se queda como expectante. Le digo entonces que he visto otro modelo en el escaparate que también me gusta. Le indico a cuál me refiero y me dice exactamente lo mismo: no dispone en este momento de ningún par del 42 de ese otro modelo. Al mostrar mi extrañeza me dice que “tendría” que pedirlos “al almacén” que está en otra tienda a unas pocas manzanas de allí(¡!). Y vuelve a quedarse expectante (¿?).

2. No me gustan nada, pero nada, los “burgers” e intento evitarlos (sobre todo cuando del Bicho Nº1 y del Bicho Nº2 se trata). Pero como no soy fundamentalista, la otra tarde invité al Bicho Nº1 y a un amiguito suyo a merendar en un “Burger King”. Cada uno pidió una hamburguesa. Una vez sentados a una mesa con las hamburguesas, patatas y bebidas, las abrimos para ponerles ‘ketchup’. Es entonces cuando veo que en la hamburguesa del Bicho Nº1 hay mahonesa, y resulta que él es alérgico al huevo. Tras quitar el pan de arriba (empapado en mahonesa) y limpiar todo lo posible la carne, el tomate y la lechuga, me acerco al mostrador donde me atiende una joven. Le explico el problema y le pido si me puede dar una parte superior de pan de hamburguesa. Ella, en cambio, me dice que mejor va a pedir otra hamburguesa igual, pero sin mahonesa, para evitar cualquier problema. Todo ello, además, con una amabilidad de las que, lamentablemente, ya no se ven muy a menudo. Además está luego pendiente, cuando volvemos para pedir unos helados, de asegurarse de qué helados llevan huevo y cuáles no.

Pequeña adivinanza para el lector:

¿Adivina el lector a cuál de los establecimientos de los dos ejemplos de arriba voy a volver y a cuál no?

(Esto es: ¿Cuál de los dos establecimientos ha demostrado tener “business intelligence”?)

Saludos.

Carlos.

2 respuestas a La otra “Business Intelligence”

  1. PAul dice:

    En el primero veo que no obtuviste respuesta alguna y en el segundo algo. Me la juego por el segundo entonces…

  2. PC dice:

    Me apunto a la apuesta de PAul.
    Aunque creo que no siempre se puede juzgar los establecimientos por sus empleados – siempre todo depende de la PERSONA concreta. Así que no apuestes por el BUSINESS, sino por la PERSONA – cuestión de valores – saber qué apreciar y dónde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: