Lubuntu 16.04 en eee PC

3 julio \03\UTC 2017

El viejo eee PC que tenía La Parte Contraria andaba arrinconado por casa. El Windows 7 que traía como sistema operativo se había ido degradando hasta el punto de convertirlo prácticamente en inutilizable. El cacharro literalmente se arrastraba. Además, había sido olvidado tras la llegada de un nuevo chico más guapo: el iPad.

Así que, ¿qué se me ocurrió un domingo por la mañana? pues instalarle un Linux. Estuve mirando opciones, y tras descartar alternativas, me decidí por Lubuntu (y eso que no soy yo muy de Debian/Ubuntu…), pero tras investigar un poco, me pareció la mejor opción de entre todos los linux ligeros.

Primer asunto: el eee PC no tiene CD, por lo que hay que crear un USB ‘bootable‘. Y entrar en la BIOS para alterar el orden de arranque y que reconozca el USB como primera unidad. También necesité el ISO de Lubuntu 16.04, que me bajé de su “site“.

Para crear el USB ‘bootable‘ utilicé rufus, aunque no todo salió a la primera: los primeros intentos acabaron con repetidos “NO DEFAULT or UI configuration directive found.”. Aquí fue ensayo y error: diferentes versiones de rufus, cambios de USB y diferentes formateos (a mí me funcionó formatear con FAT16).

Tras por fin conseguir arrancar desde el USB comencé con la instalación. Pero todo fueron problemas (arrancar sin entorno gráfico, por ejemplo) que me hicieron tener que repetirla hasta tener éxito únicamente cuando hice la instalación con una conexión a internet abierta.

En esta instalación se accedía a los repositorios y se bajaban e instalaban versiones de los programas y librerías más actualizadas de las de la propia ISO.

Aunque, tras terminar por fin la descarga e instalación, al ir a hacer el primer “login” en la ventana de conexión, ésta volvía a aparecer una y otra vez sin que me dejara acceder al escritorio. Tras la consiguiente investigación (en init 3), descubrí que en el directorio “home” de mi usuario el fichero .Xauthority pertenecía a “root” y no a mí. “chown” al canto y a otra cosa.

Finalmente:

He de decir que estoy sorprendidísimo con el rendimiento. El cacharrín (un Atom con 1GB de RAM) va estupendamente bien. Nada que ver con la desesperante lentitud del Windows 7.

La navegación por internet va estupendamente (siempre y cuando no haya demasiado javascript) y en general el uso es magnífico (de hecho, estoy escribiendo esto con él). Incluso me atrevo con ‘pelis’ con el vlc que ni soñaría poder ver en el Windows.

Además, dispone de 250GB de disco duro y lector de tarjetas SD, y puede funcionar horas sólo con la batería. Creo que va a ser el accesorio ideal para las actividades fotográficas de las vacaciones de este verano, que me huelo yo que van a ser unas pocas…

En resumen: tengo juguete para una temporada…

Saludos.

Carlos.

Anuncios